Blogia
nuestrohabitat

LA CARA OCULTA DE LA TIERRA

En Argentina existe la mentalidad que en el tema contaminación ambiental, la incidencia por parte de este país es mucho menor que la de los países del primer mundo. Claro, los habitantes de este país ignoran una realidad: la ganadería , uno de los pilares de la economía Argentina, es la actividad que más contribuye a crear el caos ambiental en el planeta. Cuando me refiero a la ganadería, involucro también a la  soja ya que casi toda esta leguminosa está destinada a la alimentación  animal.E l gobierno hace la vista gorda a pesar que la FAO, el organismo de la Naciones Unidas emitió un comunicado donde figuran las atrocidades que comete esta actividad.Primeramente vamos a mencionar la emisión de gas metano, que proviene del excremento del ganado y que tiene un potencial de calentamiento 24 veces superior al del dióxido de carbono, por lo tanto es el principal gas que produce efecto invernadero. La cantidad de excremento de estos animales es 20 veces superior a la de seres humanos.También hay emisión de óxido nitroso, otro gas de efecto invernadero. Del intestino de dichos animales sale amoniaco, y al haber tanta cantidad este componente es uno de los responsables de la lluvia ácida.La ganadería es una de las actividades que más contamina el agua. Ello se debe a que el excremento lleva grandes cantidades de nitratos a las aguas subterráneas y a que en muchos países, entre ellos el nuestro, la siembra de soja transgénica hace que se usen cantidades enormes de glifosato(150 millones de litros en el 2003),  contaminando también ríos y arroyos, todo para hacer comida para el ganado. Paralelamente también contribuye a que bajen en forma alarmante los niveles de agua subterránea ya que el pisoteo de los animales compacta el suelo y hace que el agua de las lluvias se escurra en lugar de penetrar.Actualmente es un alto generador de dióxido de carbono, otro gas de efecto invernadero, ya que en los últimos años se realizaron grandes deforestaciones en provincias del norte argentino tanto para pastoreo de animales, como para sembrar soja  con destino a forraje. Como es sabido el monte consume parte del dióxido de carbono presente en el medio ambiente. Debemos agregar que la maquinaria agrícola usada en ganadería consume grandes cantidades de diesel. Para colmo de males en nuestro país ya se está implementando la cría de animales en establos (feed lot)  que aumenta el uso de combustibles fósiles.Como dato comparativo podemos decir que que al consumir carne se usan 27 veces más combustible que para producir las mismas cantidades de calorías que obtiene una persona consumiendo porotos. Las consecuencias que se están produciendo y se van a producir son alarmantes: miles de especies se pierden por año, 25% de los mamíferos  están en peligro, así como también el plancton, hongos bacterias e insectos que son fundamentales en la cadena alimenticia de los seres vivientes.Lamentablemente en toda la tierra, la extensión de zonas para pastoreo y la extensión de áreas para cultivo de especies forrajeras son las principales causas por la que se talan bosques, superando holgadamente a la tala de las celulosas y las que tienen como finalidad el uso para muebles.Debemos añadir la terrible contaminación que producen los frígoríficos , las curtiembres y sus industrias derivadas que envenenan el agua, el aire y la tierra así como también producen efectos nocivos en la salud.Debemos reflexionar, luego de este comunicado de la FAO, en la cual queda reflejado en forma contundente que la producción de carne es la mayor responsable del calentamiento global y que los daños son irreversibles. Esta reflexión deberá hacer cambiar nuestros hábitos en bien de nuestros descendientes. Considero que no hay derecho a dejarles un planeta envenenado por privilegiar nuestros gustos.Jorge Cavanagh
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres